lunes, 30 de enero de 2017

Tortura

 Ni la Santa inquisición puede equipararse a la maldad de nuestros coach.

No hay comentarios:

Publicar un comentario